ALBERTO CORTEZ

Teatro Coliseo, Eibar (Gipuzkoa), Lleno                                                                          Viernes, 30 de septiembre de 2011

Debemos dar gracias a Alberto Cortez por dos horas maravillosas, por el esfuerzo y entrega en el escenario , por cuidar esa privilegiada voz, por su cariño y su gran sentido del humor sorprendiéndonos con divertidos comentarios como cuando dijo al inicio del concierto “no estar al nivel de muchos grandes cantores porque acabo de empezar…. …. el concierto”.

Un auténtico monstruo de la escena, un embaucador. No son los muchos kilos que arrastra, que él mismo confiesa, sólo en la intimidad, que deberían ser muchos menos.
No es la gran envergadura corporal que asume todo el esfuerzo físico (dos horas de pié).
La clave está su capacidad reunir en él toda la atención de la sala, incluso teniendo a su lado a un pianista simplemente maravilloso.
Después vienen las canciones,… bueno, canciones sencillas: cuatro versos engarzados de mala manera y un ligero fraseo de piano,.. ya saben, por dar algo a cambio del precio de la entrada.
¡No me hagan caso! Realmente lo hace todo tan sencillo y canta a las cosas más contidianas: amor, vida, amistad,…

Los que acudimos al Coliseo disfrutamos como hacía tiempo no lo hacíamos. Tras años de espera, por fin, hemos tenido la oportunidad, el derecho, a disfrutar de uno de los grandes artistas que hace muchos años elegimos como nuestro en Eibar.Ya se ha solicitado reserva para la próxima gira.

Anuncios